INNOVACIÓN AGRÍCOLA – Agricultores apuestan por productos orgánicos

Avelino Santos de Granger se encuentra en medio del espárrago – bromea que es casi tan alta como él – el 08 de octubre 2013. Él ha decidió de hacer la transición de sus nueve hectáreas a espárrago orgánico, pensando que se puede vender casi dos veces más que los productos cultivados convencionalmente que tiene ahora. ROSS COURTNEY/El Sol de Yakima

EL SOL DE YAKIMA

GRANGER — Las hojas verdes del espárrago, fuera de su temporada, crecen de manera salvaje y más altas en esta época del año.

Algunos le llegan a los hombros del productor Avelino Santos.

“Son casi más alto que yo”, dijo con una sonrisa Santos, de 56 años de edad, un agricultor en Granger.

En marzo, al igual que todos los años, Santos trabajará la tierra en sus nueve acres para que esta planta brote de nuevo. Pero a diferencia de años anteriores, no va a usar RoundUp para matar las malas hierbas.

Va hacerlo de manera orgánica.

Santos tiene previsto solicitar la certificación del Departamento de Agricultura de EE.UU. dentro de unos meses, y luego esperar un tiempo de respuesta de tres años.

Los alimentos orgánicos son más saludables, cuenta el veterano agricultor, y se puede obtener un precio más alto por ello. Se estima que puede vender su espárrago orgánico a un distribuidor de Pasco, por casi el doble del costo de 1.25 dólar por libra, un precio que cobra como proveedor mayorista.

Santos también tiene un tercio de acre donde siembra ajos, dos acres de huerto familiar donde cría pavos, pollos y vacas, así como ocho hectáreas de cultivo de alfalfa. Con el tiempo, todo estará libre de químicos.

“Quiero ser un [agricultor] totalmente orgánico”, dijo Santos. “Quiero tener algo saludable para mi familia”.

El crecimiento de los alimentos orgánicos es un estudio de contrastes por el momento.

La demanda —y las ventas— siguen aumentando. Desde 1991, la venta de alimentos orgánicos en EE.UU. ha aumentado a casi 30 mil millones de dólares, y representaron el 4.2 por ciento de las ventas totales de alimentos en 2011. En 2000, los productos orgánicos representaron sólo el 1 por ciento de todas las ventas de alimentos.

Sin embargo, los agricultores de Washington producen menos, al menos, por ahora.

El área de cultivo orgánico en Washington alcanzó su máximo en 2009 con 109,000 hectáreas, cayendo un 18 por ciento, a 90,000 en el momento que las certificaciones se completaron a finales de 2012, según un informe anual de David Granatstein, un especialista de agricultura sostenible de Washington State University, en Tree Fruit Center en Wenatchee.

El espárrago, por cierto, es una anomalía. El área de tierra orgánica ha aumentado en los últimos años de 159 acres en total en todo el estado, apenas lo suficiente para hacer un impacto en las estadísticas.

Una vez que un agricultor decide cambiar a la producción orgánica, la tierra debe permanecer libre de químicos durante tres años, hasta que se otorgue la certificación del Departamento de Agricultura de EE.UU. Muchas cosas pueden pasar en tres años —baja el precio, nuevas plagas, expansiones por menor— antes de que esas nuevas hectáreas estén en línea.

En 2005, los gigantes minoristas, como Wal-Mart, comenzaron a adquirir grandes cantidades de manzanas orgánicas, lo que llevó a los horticultores a cuadruplicar el área de cultivo de transición y el plazo de espera de tres años. Para cuando los huertos recibieron el certificado, la recesión de 2008 obligó a bajar los precios.

Los manzanos dan frutos cada año, pero se alternan entre los rendimientos altos y bajos. El año pasado, el Estado produjo un récord de 129 millones de cajas, por lo que muchos árboles se están recuperando este año, enviando más nutrientes en las hojas y ramas, y menos en la producción de fruta.

“Es un muy buen precio para algunas de esas frutas orgánicas “, dijo George Carrillo, quien posee 30 hectáreas de cerezas, peras y manzanas cerca de Buena.

Hace dos años, arrancó un acre de manzanas Golden Delicious susceptibles al frío cerca de su propiedad montañosa. Está considerando reemplazarlos con peras Kosui orgánicas, una variedad asiática que resistente al frío. Él puede hacer lo mismo con 8 acres de la tierra que le arrenda a un ganadero.

Variedades de frutas especiales a menudo se venden bien en el mercado de productos orgánicos, ya que atraen a los consumidores dispuestos a gastar dinero extra.

En septiembre Carrillo y Santos, asistieron a un curso sobre transición a productos orgánicos a través del Centro para Agricultores Latinos, un programa en Yakima que ayuda a los propietarios agrícolas que hablan español a comprender las normativas, requisitos de préstamo y nuevas técnicas de cultivo .

Ambos son de México, crecieron cultivando maíz, melones y otros cultivos sin pesticidas y fertilizantes que, probablemente, se constituyen orgánicos en Estados Unidos. Ellos simplemente no lo sabían en ese momento.

“Tan pronto como llegué, empecé a usar productos químicos”, dijo Carrillo.

Ahora, puede que vuelva, aunque es cauteloso. Habla con otros productores orgánicos que han tenido problemas con plagas y malas hierbas.

“Si no funciona, voy a sacarlo y empezar de nuevo”, resaltó Carrillo.

Written by El Sol de Yakima · Filed Under Featured, Locales

Comments are closed.